surfzombie.jpg

> Zombis, Surf y Pulpos de Goma – Por Fran Díez

>> Con motivo de las "II Jornadas del Terror y el Misterio" que se celebran del martes 30 de Octubre al domingo 4 de Noviembre en Piélagos repasamos la curiosa relación de nuestro deporte con el cine de terror de serie B en este reportaje de Fran Díez. Olas asesinas de afilados colmillos, surfistas zombis o la imposible mezcla genética de un científico loco: un tiburón-pulpo. El surf ha sido, y es, una mina para el cine de terror de serie B, o más bien, de serie Z, porque está claro que las películas de terror relacionadas con el surf han sido horrorosas hasta sembrar el pánico por su espantosa calidad. Antes de que el mundo de la publicidad explotara hasta la saciedad el "surf way of life" estuvo el modesto cine de monstruos marinos donde suele morir en segundo o tercer lugar un surfista despistado, hasta tal punto que esta curiosa relación entre el surf y el terror ha terminado siendo un modesto subgénero que tiene hasta su propio nombre totalmente falto de originalidad: el surf-terror…

banner_libro_30.jpg
surfrollradio.jpg

surf_terror2.jpg>> No hay demasiados filmes que se hayan subido en una ola tan tenebrosa y los valientes que lo intentaron terminaron con un espectacular wipe out de lo más kitsch. La película fundacional del género, ya que le da nombre, aunque en realidad no fue la primera, nos remonta a 1965: ‘The Beach Girls and the Monster’ de John Hall. A esta cinta también se la conoce sencillamente como ‘Surf terror’ o ‘Monster from the surf’. El cine de terror de serie B se fusionaba con el fiesteo playero y los bikinis en un intento por mezclar géneros y aprovechar la moda californiana de las beach-party. En esa época se estrenaban películas de ambiente surfero californiano por decenas destinadas al público adolescente y con cantantes como Bobby Vinton, Elvis o Jan&Dean. En ‘Surf terror’ no falta música surf instrumental o un tema escrito por Frank Sinatra Jr. que rescataron en los 90 los Hollywood Tornados. Las escenas de surf estaban grabadas, como no, en Sunset y Pipeline.

Antes de esta película, en el 63, se había estrenado ‘The Horror of Party Beach’, algo así como una parodia de las fiestas playeras de California grabada en la Cosa Este. El género tiene una línea argumental básica con pocas variantes: un monstruo que devora surfistas, abundantes chicas en bikini y ambiente érotico-festivo de serie B o Z. Salvamos a la inquietante ‘Tiburón’, en la que, creo recordar, no cae en las mandíbulas del escualo ‘Bruce’ -así se llamaba el tiburón en honor del abogado de Spielberg- ningún surfista a lo largo de toda la saga. Ese gigantesco tiburón era más de submarinistas y regatistas de veleros. Aún así, el surfista del neopreno gris sigue siendo temido… Y eso que todavía nos seguimos preguntando, ¿en qué se parece una tabla a una foca? Cosas del tiburones.

Claro que la delirante ‘Sharktopus’ (2010) nos enseña un escualo con tentáculos que da más pena que risa. El surf suele ser un elemento más decorativosurf_terror_5.jpg que argumental en este tipo de películas con monstruo marino. Aparecen tres olas al inicio de la cinta, con buenas cabalgadas, y nada más. Ni un triste ataque. Cabe destacar la fracasada secuela de ‘Jóvenes Ocultos’, que llevaba por subtítulo ‘Vampiros en el Surf’. La primera parte, dirigida por Joel Schumacher en 1987, no tuvo nunca una continuación digna aunque se habla de volver a recuperar una historia que causó furor en los ochenta. En esa primera parte también había surf en el guión original, aunque se suprimió posteriormente. El grupo rival de los vampiros se hacían llamar los Nazis del surf, aunque se optó por víctimas anónimas en vez de otros pandilleros de la pequeña y surfera ciudad californiana de Luna Bay. Los nazis surferos parecen ser la obsesión de algún guionista fumeta. Se considera la joya de este subgénero la nefasta ‘Los Surfistas Nazis Deben Morir’ (1987). Lo mejor que tiene es el título, el cartel de la película, alguna teta y el disparate argumental. Podría llevar la firma de Ed Wood, aunque la dirigió Peter George para la mítica Troma Pictures. Después de un terremoto un grupo de surfistas neonazis intentan hacerse los dueños de la playa hasta que una madre decide vengarse de ellos por el asesinato de su hijo… Solamente en Troma podrían pensar una basura similar y rodarla… Es una de las películas peores de la historia.

En el año 2000 se intentó rescatar este tipo de películas de surf-terror con la penosa ‘Psycho Beach Party’, dirigida por Robert Lee King. En los 60 tenía un sentido reflejar el ambiente de la playa californiana… Aquí simplemente se hace el ridículo. El género sigue coleando y en youtube se puede ver el tráiler de una nueva broma con zombis surfistas: ‘The Bay of the Dead’ (2007). No creo ni que merezca el calificativo de cine, ni siquiera estoy seguro de que exista. En Australia, donde se va más a surfear que a misa, también han rodado su desastre surf-terror: ‘Blood Surf’ (2000). Aquí salió directamente en dvd bajo el título de ‘Aguas Peligrosas’. La sinopsis: el equipo de rodaje de un documental de deportes extremos pretenden poner de moda el bloodsurfing y coger las mejores olas junto a escualos y animales peligrosos… Un sanguinario cocodrilo de agua salada se pondrá morado a base de efectos especiales de segunda regional. Desde las antípodas nos llegó ‘The Locals’ (2003), aunque aquí se denominó ‘Viaje Tenebroso’. La película comienza con un viaje de surf de dos colegas para que uno de ellos se olvide de que su novia le ha dejado… No hay ni una ola en toda la cinta. Las dos tablas se pasan el metraje completo en la vaca del coche hasta que las usan para ponerlas bajo las ruedas del vehículo y sacarlo del fango. Un desastre que incluso ganó algún premio en festivales de serie Z. Eso sí, el título prometía mucho: nativos salvajes defendiendo sus olas con uñas y dientes.

bloodsurffcover.jpgDa también miedo, por lo mala que es, ‘Red Surf’ (1990), que en nuestro país se tituló ‘Surf Connection’. En el reparto nos encontramos a un joven George Clooney, al televisivo Doug Savant (‘Melrose Place’ o ‘Mujeres desesperadas’) y a la hermana cutre de Michelle Pfeiffer, Dedee. La historia mezcla el surf con el contrabando de droga. Fue un precedente de una cinta más que notable que marcó época en el cine de acción: ‘Point Break’, aquí mal títulada ‘Le llamaban Bodhi’ (1991) de la ya hoy oscarizada Kathryn Bigelow. Por cierto, que los ‘malos’ de la peli, los chicos de Red Hot Chili Peppers, también son algo así como surfistas nazis. ¡Qué obsesión tienen en Hollywood! Otra cinta que siembra el pánico sin ser de terror es ‘Surf Dude’, protagonizada por ese galán escaso de elegancia que es Matthew McConaughey, al que se le suele fotografiar cogiendo olas a menudo. La historia pretende ser una profunda reflexión sobre la vida contando las desventuras mentales de un hombre que busca en el surf la salida a una crisis existencial. En ‘Surf Dude’ aparece también el actor Zachary Knighton, un consumado surfista. No podemos olvidarnos de la aparición estelar de Gerry Lopez en ‘Conan’ gracias a John Milius, el cineasta que más ha hecho por el surf en el séptimo arte con la inolvidable ‘El Gran Miércoles’
.
En España también hemos tenido incursiones en este subgénero del terror-surf con más casposidad que espuma en la ola. ‘Kárate a Muerte en Torremolinos’ con su pulpo de goma y su homenaje al cutrecine de Ed Wood. Aquí un grupo de surfistas católicos –menos mal que no son nazis- deben salvar al mundo de zombis karatecas y de la aparición de Jess Franco, en un cameo que no podía faltar en un despropósito de tales dimensiones. La última locura del surf-terror ha aparcado su OVNI en Sopelana. Lleva por título ‘Mamba’ y la firma del director Álvaro de Armiñán. El argumento narra las peripecias de un grupo de surfistas estadounidense en el País Vasco y un extraño juego satánico… En el reparto figura Eliza Dushku, una amiga de Buffy Cazavampiros.

Algún día llegará el Juicio Final de Duke Kahanamoku y miles de zombis surfers cabalgarán las olas copando el pico como si fueran los chavales de una escuela en verano… Será el último día y ya no habrá olas para nadie.

Fran Díez

Un par de ejemplos "lamentables" de la relación del surf con el cine de terrorrrrr…

Compartir esta publicación