Lunes, 07 Febrero 2022 09:00

El hombre que cambió el surf en España | Por Eduardo Illarregui

Manel Fiochi - Santa Marina Manel Fiochi - Santa Marina

En el año 2016, la leyenda del surf Manel Fiochi (Santander, 1950) confeccionó para la página web cultural Staf Magazine una lista con sus diez canciones favoritas. Coronando  la selección, Manel situó en todo lo alto la composición de Los Beatles ‘Nowhereman’. Casualidad o causalidad así es como durante décadas el pionero ha sido tratado por el mundillo del surf patrio: un hombre de ninguna parte, sentado en su tierra de ninguna parte. Olvidado por todos y para todos. Fue el artista cántabro Antonio Gómez Bueno quien desde California, seguramente influido por la veneración que en los Estados Unidos profesan a sus leyendas, denunció esta omisión, reivindicando la importancia trascendental que Manel Fiochi tuvo en el surf en nuestro país: “Yo que tuve la oportunidad de verle clama al cielo que de Manel no hable nadie. Era puro estilo, siempre bien colocado en la ola, sacando el máximo partido a lo que la ola ofrecía. Manel siempre leía bien las olas, no hacía un giro de más, pero cuando hacía uno, lo clavaba, además siempre iba a toda pastilla. Muy elegante y poderoso a la vez. Iba muy bien a contramano, que era una rareza. Una ola típica podría ser un late drop, bottomturn brutal, colocado en la pared, poner las manos en la espalda y esperar a que el labio le tapase, salir del tubo hacer un cut back y salirse de la ola... Una especie de Gerry López cántabro, con influencias de un Rob Machado (que aún no había nacido...) Al verle surfear te dabas cuenta que estaba conectado con el cosmos, que sabía cuál era su lugar en la inmensidad del universo, que sentía cuando Orión entraba en Sagitario, que surfeaba para recargar su energía cósmica”.

En los últimos años, la aparición de Manel en el documental de Pedro Temboury ‘La primera ola’ y recientemente en el excelente libro del prolífico Javier Amézaga  ‘La historia del surf a través de tres60’ ha contribuido a saldar parte de esta deuda contraída por las generaciones presentes y futuras con quien trajo de Francia la primera tabla corta y aún más importante: un nuevo estilo caracterizado por la velocidad y la radicalidad de sus maniobras, germen del mayoritario que vemos hoy en día en las playas. Realizando un ejercicio de arqueología surfística o de darwinismo evolutivo aplicado a las olas, Manel Fiochi es nuestro particular eslabón perdido entre el surf clásico y el moderno en la península.  La versión española de Nat Young, Mctavish o George Greenough. Casi nada. El hombre que hizo por una vez que el surf en España, a diferencia de lo que aconteció con sus inicios, no tuviera que esperar otros diez años respecto al país galo para sumarse a los vientos de cambio que venían desde Australia y California.

1 MANEL GOMEZ BUENO

Los inicios. Yo los llamo los “no inicios”. Empecé un año más tarde que el resto. Me pillaron convaleciente de un accidente que sufrí en el colegio La Salle, realizando barra fija. Se me rompió el brazo y estuve en el dique seco un año entero, de octubre a octubre. Me operaron y sufrí una infección. Yo desde la orilla les veía intentar subirse en las tablas sin mucho éxito. Por desgracia, para poder acompañarles, tuve que esperar a que me quitasen la escayola. Me acuerdo de la primera tabla de mi hermano Rafa, adquirida en Barland Bayona, que la llamábamos La Avidesa, porque había un anuncio de Avidesa que era rojo y azul y la tabla era igual. Yo tenía otra muy bonita, también de Barland, de color azul marino. Estuvimos mucho tiempo nadando en la ignorancia, pensando que no había olas más allá de El Sardinero, que en Somo y por ahí… No. Yo acuñé una frase: “Non plus ultra”. No fue así. Carlos Beraza, José Manuel Merodio y yo descubrimos otros lugares como Somo. En aquellos momentos no tener coche era una auténtica dificultad y no pudimos realmente movernos hasta que Merodio tuvo un mini. Somo y Liencres nos ampliaron las posibilidades, pues son playas mucho más abiertas donde hay olas mejores y con mayor regularidad que en El Sardinero, que está resguardado. El Sardinero estuvo bien para aprender, pero para coger olas buenas… Luego ya con furgoneta nos movíamos por regiones limítrofes. También fue importante para mí la ola de Mundaka. Olas enormes que te permitían salir y no te cerraban.

2 MANEL

Viaje a Francia.  Creo que fue en 1967, pero no estoy del todo seguro. Fui un mes a casa de una familia francesa amiga de mi padre a Biarritz. El plan original era aprender el idioma. Recuerdo en el frontón Plaza Berri coincidir con muchos surfistas australianos y americanos cuando no había olas. Por cuestiones del idioma, no hablaba con ellos. Tenía la costumbre de ir asiduamente al taller que tenía Barland en la localidad de Bayona y poco  a poco fuimos teniendo vínculos más estrechos. Era una fábrica increíble que me permitió aprender muchas cosas sobre las tablas. Estando allí aparecieron las tablas nuevas, las tablas cortas muy diferentes a los tablones. Me hice con una y la traje a Cantabria. La primera tabla corta en España. Era una tabla azul claro con una M casi en la proa. A parte de eso, en Biarritz, me fije en que los surfistas buenos daban velocidad a la tabla desde el principio, cogiendo las olas mucho más de lado de como lo hacíamos nosotros, que las cogíamos casi en perpendicular a la playa. Desde la orilla, en Biarritz, pude ver el estilo incomparable del australiano Keith Paull, que usaba unas tablas pequeñas y bastante anchas y que no perdía velocidad… ¡Y hacía unas cosas! Para él igual daba que fueran olas grandes, medianas que pequeñas. François Lartigau, Joël De Rosnay también fueron otros de los surfistas a los que observé. Este fue el punto de inflexión, lo que permitió despegar nuestro surfing. Se puede decir que junto a la tabla corta me traje un estilo más moderno, más dinámico y rápido. Algo que te permitía hacer muchas más maniobras. En este sentido, la velocidad fue clave. Luego este estilo se aplicó en los campeonatos. Aquello fue el pistoletazo de salida en la evolución de las tablas. Una evolución que ya fue constante y que dura hasta hoy en día, donde todavía nos pueden sorprender con maniobras nuevas.

Mi estilo. Radical. Como es mi personalidad. Suelo ser bastante extremo. Era un estilo diferente, evolucionado, más parecido al actual, plagado de maniobras que no se podían hacer con la tabla grande.

Surf clásico.  El surf con tabla grande me interesa muchísimo. Es precioso. En mi quiver hay tablas pequeñas y tabla grande. Una que le encargué a un shaper australiano afincado en Mundaka. Desde mi punto de vista un buen surfista debe compatibilizar el surf moderno, radical, con el surfing clásico. Un tipo de surf para cada condición de mar. No es lo mismo un día con olas grandes que con olas pequeñas.

4 MANEL

Santa Marina. Hoy en día es un spot cósmico, conocido, pero hubo un día, desde el aparcamiento, en que Merodio, Beraza y yo vimos, en Santa Marina, una ola de derechas bastante aceptable. Fuimos para allá. Al principio no me convenció mucho, porque me pillaba a contrapie, pues yo soy goofy. Además antes éramos muy kamikazes, pues nos metíamos sin mirar el coeficiente ni la marea. Luego, con la experiencia y la observación, ya fuimos aprendiendo cuándo había y cuándo no había que meterse; pero al principio era un poco ensayo-error. Lo que más me impresionó el primer día fueron las rocas que sobresalían. Tenía miedo a caerme y golpearme contra ellas.Fuimos los primeros surfers del mundo en entrar allí.

Reconocimiento. Me siento reconocido por el mundo del surf últimamente. En esto ha influido considerablemente el pintor cántabro, afincado en California, Antonio Gómez Bueno, al que le estaré eternamente agradecido. Fui subcampeón de España, pero el mundo se acuerda de los campeones, los segundos son como si no fueran nada. La falta de reconocimiento puede deberse a que durante muchos años de mi vida, las entrevistas no me interesaban. La gente me pedía una entrevista y yo les decía que no. Lo único que me interesaba del surf era coger olas. Ahora ya me gustan más. Sobre el reconocimiento te diré que “estamos en ello”…

Filosofía de vida. Es única y define nuestra manera de ser en nuestro paso por la vida, nuestro talante. En mi caso se ha basado en una máxima: trata a los demás como a ti mismo. Otro principio que he intentado aplicar es el de “ver la ventaja en el inconveniente”. Esto tiene su miga y se puede aplicar a toda la humanidad. Quiere decir que cuando la vida te da un revés tienes que intentar buscar la ventaja, tomándolo como una lección que te da, para por lo menos no volver a caer en el mismo error. Sacar el aprendizaje en lugar de centrarte en el inconveniente.El secreto es simplemente la espiritualidad y valorar la paz. Ocuparse y no preocuparse demasiado y vivir el día a día sin más. Cuando te levantes, ponte contento en vez de descontento por el mismo precio. Y piensa que la vida es un regalo y valorarlo.

0
0
0
s2smodern

instagram INSTAGRAM
@surfcantabria

NEWSLETTER SURFCANTABRIA

SOBRE NOSOTROS

logo surfcantabria footer

Surfcantabria.com
La más completa información del mundo del surf en Cantabria. (España)
Escuelas y surf camps en Cantabría, playas de Cantabría, Prevsión de olas, Historia del Surf Cantabro, Noticias del mundo del Surf, Hermisferio Surf Radio y mucho más...

email message icon info@surfcantabria.com

TWITTER SURFCANTABRIA

FACEBOOK SURFCANTABRIA

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.