carabela_portuguesa.jpg

> Alerta en el Cantábrico por las picaduras de la «Carabela Portuguesa»

>> Sin ánimo de ser alarmistas nos hacemos eco de una serie de artículos aparecidos en la prensa sobre la llegada a nuestras costas de una especie de medusa conocida como la "Carabela Portuguesa" que lleva días provocando problemas en el Cantábrico. Su picadura es bastante dolorosa y puede resultar peligrosa para niños, personas mayores, alérgicos y personas con problemas cardiovasculares. El contacto con sus tentáculos provoca quemaduras e hinchazones en la piel. En los últimos días se han registrado varios casos significativos en el País Vasco, Cantabria y Asturias. En caso de picadura, se recomienda acudir al puesto de socorro para la extracción de cualquier resto de tentáculo que permanezca adherido a la piel y controlar cualquier posible reacción al veneno. En todo caso, no debe rascarse ni frotar la zona afectada, ni limpiar la picadura con agua dulce. Es aconsejable aplicar frío sobre la zona afectada durante quince minutos usando una bolsa de plástico con hielo, nunca el hielo directamente.

rubio 

>> Aunque similar a una medusa, la "carabela portuguesa" (Physalia physalis) es un tipo de hidrozoo de la subclase de los sifonóforos. Tiene forma de globo de color azulado y violeta iridiscente, con un tamaño máximo que oscila entre diez y quince centímetros. Permanecen siempre en superficie, aunque sus tentáculos, que pueden alcanzar varios metros de longitud, permanecen bajo el agua.

La investigadora Dacha Atienza, del Instituto de Ciencias del Mar del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), explicó hace un año cuando hubo alerta en el Mediterráneo que la "carabela portuguesa" no es "asesina", y tampoco "mortal", aunque en general provoca picaduras más extensas y dolorosas que generalmente requieren que se derive la atención en playa a centros hospitalarios. Esto se debe, según indicó, a que tiene una superficie de tentáculos mucho mayor. Con este organismo, como con las medusas, hay grupos de riesgo, entre los que se encuentran los niños. Sin embargo, es más fácil de identificar y retirar.

carabela_portuguesa.jpg

Compartir esta publicación