stefan_kun_tiqi.jpg

> Entrevista a Stefan Weckert – Por Eduardo illarregui

>> "La vida está llena de casualidades, pequeñas coincidencias aparentemente intrascendentes, pero que, vistas con el tiempo y con una perspectiva mucho más amplia, tienen una trascendencia crucial, decisiva en nuestros destinos. Tal vez, sólo así, con uno de estos hechos fortuitos, o con una cadena de ellos, pueda explicarse cómo Stefan Weckert (12/09/1979), un alemán acostumbrado a hacer windsurf aprovechando los fuertes vientos que surcan el Mar del Norte y el Báltico, terminase haciendo surfing en el Cantábrico y construyendo tablas ecológicas de madera de balsa en una antigua cuadra de Loredo." – La presente entrevista y el texto de introducción están realizados por Eduardo illarregui, colaborador de surfcantabria.com con artículos muy personales y comprometidos, además de autor de la saga de libros "Surf or Die… of Laughter". Agradecer que Eduardo nos sigua mostrando enfoques diferentes y aún así complementarios a lo que es el surf de hoy en día.

leo_banner1.jpg hemisferio_surf_sergio_banner.jpg

stefan_kun_tiqi.jpg¿Cuál es el origen de la palabra Kun_tiqi y por qué se lo pusiste a tu taller de tablas de madera?

Estuvimos buscando un nombre que tuviera un vínculo con el material que usamos, que es la madera de balsa, y también con el continente del que procede, Latinoamérica. Leyendo sobre este continente nos encontramos una historia muy bonita sobre una tribu a cuyo jefe le llamaban Dios del sol, Kun tiqsi Viracocha. Era una tribu de gente blanca, de barba larga y que había llegado con veleros desde el norte. Posteriormente, tuvieron conflictos con otras tribus de la zona y acabaron abandonando el continente en barcos de madera de balsa y poblando las islas de Pascua. Por esto elegimos el nombre. Por el vínculo con la madera de balsa, que los barcos suyos la tenían también, y con el continente.

¿Cómo fue lo de ubicarte en Loredo?

Fue una coincidencia. Tenía la idea de quedarme en el norte de España y hacer tablas de surf de madera, incluso tenía el logotipo, el nombre… Lo único que me faltaba era el lugar dónde hacerlo. Llegamos a Loredo, porque lo confundimos con Laredo, donde mi chica tenía un conocido que nos quería ayudar a guardar las primeras tablas. Vinimos en una furgoneta con 18 tablas, no teníamos espacio ni para dormir, y este amigo se ofreció a guardarlas. Nada más llegar, le llamamos y nos preguntó que dónde estábamos. Le dijimos que en Loredo, al lado de un restaurante, un camping, y nos respondió: “No. Os habéis equivocado. Estáis en Loredo no en Laredo”. Así conocimos el sitio (Sonríe). De casualidad. Nos gustó mucho, encontramos trabajo. El primer verano estuvimos trabajando en un restaurante.  Luego, establecí contacto con el taller de Jalaika, que me permitió laminar mis tablas de madera durante el primer invierno. Poco a poco, fui conociendo más gente, alquilé la cuadra donde estoy ahora… Y ya llevamos aquí cinco años.

¿Cómo fueron tus inicios en el surf?

En Alemania se practica bastante más el windsurf, que es como realmente empecé yo. Mi hermano mayor hizo un surfcamp en Francia y al año siguiente le acompañé yo y aprendí con él. Me compré una tabla y me lancé al agua sin cursillo ni nada, aprendiendo por mi cuenta.

Y tus inicios con el shape…

Ya haciendo windsurf me llamó siempre mucho la atención el fabricar mi propia tabla. Durante mi estancia en Fuerteventura, un amigo se hizo una tabla de windsurf y me entusiasmó la idea de hacer lo mismo, pero me resultó difícil encontrar el sitio dónde hacerlo. De vuelta a Alemania, conocí un taller que hacía sus tablas en plan hobby. Tenían los conocimientos, los instrumentos, todo, y yo les pagaba por el material y ayudarme. Allí hice mi primera tabla, era de windsurf.

¿Cuándo diste el paso decisivo de hacer tus tablas con madera de balsa?

Conocí en un viaje a Ecuador a unos shapers que llevaban haciendo tablas de madera desde hace ya muchos años, medio siglo. Aprendí con ellos todo el proceso y hoy sigo colaborando con ellos. Ellos fabrican el blank y muchas tablas vienen shapeadas aquí y yo pongo las quillas, los tapones y las lamino y solo en algunos pedidos especiales, tengo aquí el blank y lo fabrico. El gran trabajo lo llevan ellos.

Desde el punto de vista medioambiental, tus tablas son menos agresivas con el medioambiente, pero ¿cómo es su comportamiento en el agua respecto a una hecha con foam y resina de poliéster o una de epoxy?

Difícil decirlo (sonríe), porque llevo seis años surfeando sólo con balsa, pero todos mis clientes coinciden siempre a la hora de señalar que la balsa es más estable en el agua. Las tablas de balsa tienen un peso mayor, por eso son más estables. Si no hay olas perfectas, hay algo de viento, las tablas de balsa son más fáciles de controlar y de surfear. Si cometes un error, no te caes tan fácil.

Últimamente te has metido a hacer tablas menos convencionales como mini-simmons. ¿Se pueden hacer con madera de balsa todo tipo de tablas?

Realmente no hay límites en los shapes de las tablas. Lo único que como nuestras tablas son huecas, hay más dificultad a la hora de hacer cóncavos muy pronunciados, como en el caso de los bonzers. Pero se pueden hacer usando un blank con la madera más gruesa en la parte de abajo. Hemos hecho un gun (un 8’6”) para un surfista francés, Xabi Lafitte, que lo usa en Guethary, en el spot de Parlementia, con olas de hasta seis metros. Ahora estamos con otro proyecto de fabricar dos guns de madera de balsa para Nagai Puntiverio para que los use en La Isla y en La Vaca.

¿Crees que uno de los grandes problemas que tienen los productos ecológicos es su precio, al ser, por lo general,  mucho más caros que otros hechos industrialmente?

El punto más importante en la decisión de comprar es el precio generalmente. La gente tiende a comprar cosas baratas y busca ofertas. Pero para mí un producto barato no es aquel que tiene un precio bajo, es aquel que tiene una vida de uso larga. La gente se tiene que preguntar una cosa, si me compro una tabla que me vale 250 euros y me dura un año, o una que vale 800 euros y me dura diez años, ¿cuál es más barata? Al final la más barata es la que en precio realmente es más cara. Y esto es algo que mucha gente no tiene en cuenta.

En relación a eso, ¿no resulta curioso ver cómo la gente no escatima dinero en comprarse una sudadera, unas playeras, unas gafas de sol y luego racanea a la hora de comprarse una tabla, que al fin y al cabo es lo más importante y lo que te va a permitir coger olas?

Claro. La gente no tiene en cuenta el trabajo y el esfuerzo que supone hacer una tabla de surf. Es un trabajo duro, complicado, arduo, de muchas horas. Es una tarea que está subvalorada.

De seguir con esta dinámica, ¿acabaremos comprando tablas de surf en las tiendas de los chinos?

Cada vez están entrando más tablas de China más baratas. Como el surfing es un deporte de masas, la mayoría de la gente se tira a comprar tablas baratas; pero al mismo tiempo la gente se está concienciando y busca tablas más duras, hechas a mano, más ecológicas; aunque, desgraciadamente, no es la mayoría.

¿Qué perfil tienen los clientes que te piden una tabla de madera?

Creo que hay dos tipos de personas. Por un lado, hay gente que tiene estudios o está estudiando algo relacionado con la Ingeniería del Medio Ambiente o simplemente trabaja en este sector. Están concienciados y son conscientes de que hay que hacer algo para proteger los océanos y la naturaleza de los peligros que les amenazan… Quieren ir más allá de las palabras y hacer algo para mejorar el Mundo. Luego, hay gente que valora el trabajo artesanal y el hecho de que son tablas distintas, ninguna es igual, por la veta de la madera, por los colores, y les gusta tener una tabla distinta a las de los demás.

Por Eduardo illarregui

Compartir esta publicación