nico_surf.jpg

> «Buscando a Kelly…» – Por Nicholas Moramarco

>> Kelly venía a Francia para participar en el Quik Pro. El campeonato queda a unos 270 kilómetros de Cantabria. La web surfcantabria.com celebraba sus diez años de andadura. De un simple dibujo de la mano de Roberto Flores una tarde cualquiera en la hermosa playa de Liencres hasta poder llamar a la organización del campeonato para pedir acreditaciones sin problemas. Luis Bolado y yo estábamos preparando para pasar unos días con las familias de “vacances” en Las Landas y ver un poco el campeonato. Hecho. No disponíamos de medios millonarios ni despliegues grandes. Los coches cargado hasta reventar: tablas, aletas, paipos, maletas, skates, protecciones, fiambreras, sobaos El Macho… lo típico para una familia cántabra-californiana que quiere disfrutar de los eternos pinares y rotondas cuidadísimas de la zona de Hossegor, Anglet… LLegados al camping había jaleo. Mucha gente agrupada en la zona del check–in. Una francesa agobiada detrás de un cristal medio empañado…

leo_quiro_tai.jpg hemisferio_surf_carlos_beraza.jpg
 

Nosotros teníamos reserva. Bien. Ahí va Esther para solucionar el tema como sólo saben hacer las cántabras de pura cepa. Efectivamente, entramos al camping con las dos familias y toda la cacharrada de bártulos acuáticos y logramos encontrar los bungalows. Ya sentados en la mesa, Luis y yo empezamos a tramar el asunto. ¿Qué cojones íbamos a hacer? Teníamos los pases e instrucciones del jefe para intentar hablar con Kelly. Unica meta. Nunca se me ocurrió que es lo que iba a decirle si realmente llegaba a estar cara a cara con él. Decidimos hacer una mezcla de estar con las familias y grabar lo que se podía. Siempre con KS a la vista con su capucha, sonrisa, y ojos vigilantes.

7:00 a.m.
Nos despertamos el equipo técnico. Hacía fresquillo. Le digo a Luis después de despertarle:
– “oye, si no quieres, no vamos…”
– “no me jodas, hemos venido a hacer algo y encima me has despertado. Tengo mala leche por la mañana.”

Le preparo un café. Las cosas empiezan a funcionar. Nos tomamos los cafés y vamos para el contest site con el “Ojo del Tigre” sonando de fondo. Nada más llegar aparcamos y nos acreditamos. Una chica preciosa nos dio unas bolsitas con camisetas y gorras. Nos colgamos los collares con los pases y nos acercamos a la máquina de café gentilmente ofrecido por la organización. Otro cafetín y salimos con los vasitos a contemplarlo todo y hacer no sé que… Justo estamos en un círculo de gente que llevaba los mismos colgantes que nosotros y empezamos a charlar.

– “Hey, I’m Martin”
Joder, Martin Potter…!! Intento parecer no impresionado pero creo que se me estaba formando una babilla en las esquina de las boca mientras charlaba con Martin.

Tiramos los vasitos en las papeleras de reciclaje ordenadamente situadas a la salida de la zona de café, typically French. A la playa. No teníamos grandes esperanzas de hablar con Kelly pero había que hacer algo. Se me ocurrió a ver si hablaba castellano como pretexto de la búsqueda y para llenar los minutos de rodaje. Como siempre Luis con lo currante que es, desapareció durante largos ratos para grabar imágenes de todo tipo. Hicimos entrevistas a muchos de los top del mundo pero Kelly seguía esquivo. El primer día estuvo demasiado grande para hacer el campeonato pero hicieron tow-in. Slater apareció. Salió cual gacela arropado por armarios andantes. Hasta la orilla.  Frenética situación de gente corriendo por todos lados para ver al 11 veces campeón.  Imposible. Luis llegó a grabarle por supuesto, haciendo aéreos en olas parecidas a montañas fundiéndose. Incluso grabó a KS cuando ganó la Expression Session lanzando el cheque al público. ¿Mil dólares? Pa ti…  Pero lo que es hablar con él parecía una tarea más que ardua.
 
Tercer día
A éstas alturas habíamos hablado con Tom Carrol, Martin Potter (Martín para mi), Jeremy Flores, Pablo Solar, Dani García, Kai Otton y un largo etcétera de grandes surfistas. Pero Robert Kelly Slater seguía sin aparecer delante de nuestro objetivo. No había problema. Ya con lo grabado íbamos que chutábamos. Encima habíamos logrado que varios de los mejores surfistas del planeta pronunciasen las palabras “Surf Cantabria.” Todo un éxito. El día de amarras estaba la cosa muy complicada. La playa a reventar. Olas buenas y sol. Cuando anunciaban la primera manga de KS la gente se volvió reverente y frenética. Había que verlo. Sale Kelly corriendo de la zona de competidores arropado como siempre de Mike Tyson y Usain Bolt. En cuanto llega a la orilla se forma una especie de corro sagrado donde Kelly se agacha y el silencio se adueña de varios metros alrededor. Nadie se atreve a decir nada…

La salida igual: gacelas, Bolt, Tyson, frenesí. Aquí es cuando mi papel de padre prevalece sobre mi papel de reportero dicharachero. Me dice mi linda acompañante y madre de mis hijos: “quédate con los chicos que nos vamos a dar una vuelta las chicas.” Como no. Había estado de aquí para allá sin parar y encima en la zona de prensa no había cerveza. “Claro amor.” Y se fueron. Luis estaba a lo suyo con la cámara a cuestas y desaparecido de mi campo de visión. Vi como la multitud empezaba a difuminarse a la medida que Kelly se iba acercando a la zona VIP.  Yo, feliz viendo a los niños jugar alrededor y absorbiéndolo todo. De buenas a primeras aparece Luis, micro en mano:

–    “Está dando entrevistas”
–    “Qué..? Cómo..?” Quién..?”
–    “Kelly!”
–    “Oh my God..!!”

No sé cómo pero en ese instante aparecieron las chicas, y cogí el micro y fui corriendo detrás de mi compañero. LLegamos a la zona. Nos dejan pasar. Veo a Slater charlando con un entrevistador. Están acabando. Entramos. Y ahora… qué?

Momento decisivo. Kelly se acerca a nosotros. No había gorilas. Es ahora cuando entramos en una especie de realidad tipo Alicia en el País de las Maravillas en 3D y en cámara lenta.

–    “Hola”
–    “Hola”
–    “Hablas español..?”
–    “A Little…”

Lo demás ya está documentado gracias a Luis y lo veréis si os apetece. Grande y sencillo Slater. No tuvimos una conversación muy larga ni le pregunté nada importante. Que si conocía Cantabria… Me limité a compartir ese metro cuadrado de arena con él y que saludase a los seguidores de Surfcantabria. Misión cumplida.

Es curioso: a veces lo que te propones parece imposible al principio, pero cuando te dejas estar presente y persistes, las cosas cuadran  para conseguir algo noble, por muy pequeño que sea. Aloha.

Compartir esta publicación